Claro que sí!, podéis estar tranquilos!
Los ultrasonidos han venido utilizándose con total seguridad en obstetricia durante más de 35 años, sin que hayan existido nunca daños para el bebé o a la madre antes o después del parto.
El periodo idóneo para realizarte una ecografía 3D/4D se encuentra entre las semanas 22 a 31 de gestación debido a que es el momento en el que la grasa de tu bebé se vuelve más densa proporcionándonos imágenes muy nítidas y definidas.
Después de 32 semanas, se hace cada vez más difícil obtener buenas imágenes,  ya que el bebé se está quedando sin espacio.
Debes evitar: aplicar cremas hidratantes en el abdomen 48 horas antes de la ecografía para no interferir en la toma de imágenes.

Se recomienda: Hidratación general durante los días previos a la sesión para aumentar la cantidad de líquido amniótico y captar las mejores imágenes del bebe, así como ingerir algún alimento dulce media hora antes de la sesión para ver a tu bebé completamente activo.

La cuarta dimensión es el tiempo, lo que significa que vuestro bebé puede verse en tiempo real moviéndose y, con un poco de suerte, podríamos grabar un bostezo, un hipo u observar como se chupa su dedito.
Con carácter general no está cubierto por ningún seguro médico al tratarse de un estudio lúdico sin finalidad diagnóstica.
Sin duda alguna! es una de las experiencias más emocionantes del embarazo y es maravilloso poderlo compartir con quien tú quieras.