Ya está aquí el verano y aunque es una de las estaciones que más nos gustan ,  durante el embarazo se convierte en una de las más difíciles, sobre todo si estas en un estado avanzado.

Durante el embarazo somos más sensibles al calor y  sol. Te dejamos unos pequeños consejos para hacer frente estos meses.

 

Hidratación

Debes ingerir bastantes líquidos para evitar la deshidratación. Con esto evitarás los temidos edemas (hinchazón de las extremidades principalmente en los miembros inferiores).

Bebe agua regularmente, el cuerpo necesita agua para mantener correctamente sus funciones. No vale beber todo de una vez,  debes repartirlo a  lo largo del día.

 

También es importante hidratar tu piel. El sol, el agua y el embarazo provoca cambios del PH y esto puede traducirse en picores. Debes evitar rascarte, ya que eso provocaría la rotura de la piel y con ello la aparición de estrías.Utiliza un aceite esencial de almendras o rosa mosqueta. También existen cremas específicas indicadas para dar elasticidad a tu piel y evitar que te pique y se rompa.

 

Protégete del sol

Ya os hablamos del cloasma su aparición durante el embarazo. Utiliza un factor de protección pantalla total para evitar la aparición de manchas. Aplícalo regularmente y antes de salir de casa, aunque no pienses tomar el sol.

Existen despigmentantes aptos durante el embarazo, aunque a mayoría se aconsejan no usarlos durante la época estival. Consulta a tu ginecólogo a tu farmacéutico de confianza.

Eleva las piernas

Estos meses notamos una mayor acumulación de líquidos, principalmente  en los miembros inferiores y  sobre todo al final del día. A no ser que tu tensión suba por encima de 140/90 no debes preocuparte mas allá de la incomodidad que proporciona.

Eleva las piernas siempre que puedas, haz ejercicios de rotación de tobillos con movimientos circulares, aplícate duchas de agua fría, evita estar sentada o de pie durante mucho tiempo.

Puedes darte masajes drenantes en algún centro o pedir a tu marido que te los haga el.

No utilices geles fríos o para piernas cansadas sin consultarlo con tu ginecólogo, la mayoría están compuestos por mentol y alcanfor y están desaconsejados durante el embarazo.

 

Y el último consejo…

Estamos en verano, descansa siempre que puedas y delega tareas a los demás miembros de tu familia. ¡Déjate mimar!